La belleza y el culto al cuerpo se cultivan en las diversas culturas desde hace miles de años. Muchas de ellas trabajaron con más empeño el aspecto del maquillaje dependiendo del grado de importancia. En este post hablaremos del maquillaje egipcio y la consideración en torno a él.

Historia del Maquillaje Egipcio

El uso del maquillaje egipcio (como muchas otras expresiones de esta cultura) tenía un mito explicando la costumbre. Se trata del momento en que Horus peleó contra su tío Seth y perdió un ojo, por lo cual tuvo que inventar el maquillaje para así volver a encontrar perfección en la belleza. Así mismo el uso de los productos cosméticos se produjeron para reparar los desperfectos del tiempo o también cubrir los accidentes de la vida.

De esta manera se explica la gran variedad de productos como aceites, kohl, colirios, rojo para los labios y las mejillas concebidos por los egipcios de la antigüedad y empleados desde muy pronto. Los restos de material de maquillaje se descubriendo del siglo IV a. C junto a más de 160 recetas que señalan su elaboración que en algunos caso dura hasta varios meses.

Historia del Maquillaje Egipcio

En las tumbas también se encontrar a menudo todo lo necesario para la belleza en una cesta con los frascos de ungüentos, la pintura, los aceites, kohl en tubos de caña y espejos de bronce pulido.

Los polvos también se emplearon para blanquear la piel de la cara. Existieron dos tipos diferentes de máscaras que se usaban para los ojos: una negra para poder dibujar el contorno y marcar bien su forma de almendra, y la otra ver para las pestañas y cejas. Cuando se aplastaba la galena, los egipcios obtenían un tinte negro con un tono variante según la calidad del polvo. Si este era muy fino el negro era muy oscuro, mientras que si era aplastada con menos precisión podría dar reflejos metálicos. Gracias a este polvo se obtenía el Kohl. Los egipcios fueron la civilización de la antigüedad que más promovió el arte del maquillaje antes que cualquier otro pueblo.