Es importante conocer todo tipo de detalles que tiene nuestro fabuloso ser humano, y sobre todo cuando ciertos temas ya dejaron de ser tabú hace mucho. En este post hablaremos acerca de semen y ciertos puntos a tomar en cuenta como cultura general. Se conoce como semen o esperma al conjunto de espermatozoides y sustancias fluidas que se origina dentro del aparato sexual masculino de la especie humana y de todos los animales.

Esta sustancia es un líquido viscoso y blanquecino que se expulsa por medio de la uretra en el momento que se produce la eyaculación. Los espermatozoides y plasma seminal que se liberan provienen de los testículos, el epidídimo, las vesículas seminales, la próstata y las glándulas de Cowper, glándulas de Litlre y los vasos deferentes.

El semen se mide por un estudio que determina la calidad de una muestra del esperma, éste puede llamarse: espermograma, espermiograma, espermatograma o seminograma. Los puntos a tomar en cuenta en la espermatobioscopía son: el volumen de la muestra, el número de espermatozoides en cada mililitro de semen y el porcentaje tiene movilidad.

Existen 4 tipos de calidad seminal según la Organización Mundial de la Salud:

El primero responde al tipo A qué quiere decir que el semen es muy bueno, el segundo tipo B solamente es bueno y el tipo C es malo, pero el cuarto tipo que vendría a ser el tipo D se les da a aquellos espermatozoides que no tienen movimiento. Asimismo se evalúa al porcentaje de espermatozoides cuya forma es “normal” siempre y cuando el movimiento de espermatozoides útiles sea mayor del 14%.

A veces se presentan anomalías en el líquido seminal, pero para ello existen pruebas especiales que nos ayudan a indagar en el funcionamiento espermático, tales como la reacción acosomal o reacción acrosómica, también la prueba de supervivencia espermática y la penetración en un huevo de Hámster experimental.