Cuando adquirimos un calzado nuevo solemos utilizarlos un tiempo prudente y variar de vez en cuando para evitar un desgaste rápido. Sin embargo uno de los problemas que más afecta tanto a las zapatillas de tela, como a botas de gamuza, es ese fastidioso color amarillento que se apodera de ellas con el paso del tiempo. A pesar de muchos mitos acerca de por qué nuestras hermosas zapatillas y botas cambian de color; es más aceptable la idea de que el ambiente y la humedad son los principales causantes. En este post aprenderemos a quitar esa horrible mancha amarilla de nuestro calzado de manera rápida y sencilla. Pon mucha atención.

¿Cómo quitar las manchas amarillentas del calzado?

Vamos a tomar las zapatillas de tela o botas de gamuza y las limpiamos primero con una franela. Luego vamos a rellenarlas con un poco de papel periódico para que pueda mantener su forma. La paciencia será nuestro mejor aliado, para ello debemos trabajar con un calzado a la vez.

Coge el primero y toma el borrador mágico (producto especial para calzado) e introdúcelo en agua. Cuida de que no se moje en exceso. Ahora vamos a frotar las áreas amarillas con el borrador mágico. Vamos removiendo poco a poco hasta que las manchas vayan desapareciendo. Si no logran borrarse del todo no te frustres.

¿Cómo quitar las manchas amarillentas del calzado?

Vuelve a limpiar las zapatillas y déjalas seca. Después de un tiempo prudente, pasa la palma de tu mano para comprobar si ya secó.

Ahora toma una pasta blanca especial para calzado y comienza a pasarlo por las zapatillas o botas con pequeños toques. Si se trata de áreas más grandes emplea el aplicador que viene junto con la pasta. Un truco para llegar a las zonas más pequeñas es utilizar una esponja para maquillaje o un cepillo dental y así llegarás a todas las áreas.

Cuando estemos satisfechos con el resultado, colocamos las zapatillas en un lugar seco y cálido (pero sin sol). Terminado el proceso retiramos el periódico que pusimos dentro y listo. Adiós manchas amarillas.