Peeling: Tratamiento perfecto para la piel dañada

El peeling es una técnica que consiste principalmente en la exfoliación de la piel, sobre todo del rostro, a través de sustancias especiales que logren este cometido. Mediante la exfoliación de la piel se busca que esta pueda perder todas las células muertas que se quedan en ella, dando paso a la renovación de nuevas células de manera más rápida. Esto ayuda a su vez a que se produzca más colágeno, lo cual ayuda a que nuestro cutis mantenga una imagen mucho más renovada y joven.

El peeling, a nivel profesional, debe ser realizado exclusivamente por dermatólogos y esteticistas ya que ellos tienen conocen a la perfección el manejo de cada uno de los componentes químicos a utilizar, un mal cálculo de alguno de estos mismos puede presentar resultados como los que no se buscaban.

En fin de cuentas, lo que se busca por medio del peeling es que la piel gane mayor uniformidad, con poros más pequeños y la desaparición de toda mancha que presente la piel, o por lo menos el aclaramiento de estas mismas. Aparte, también resulta muy útil para poder liberarse de algunas marcas de expresión, arrugas leves e inclusive cicatrices producto del acné u otras razones.