Los triglicéridos son moléculas grasas compuestos por una triple cadena que circulan por la sangre hacia todo el organismo para dar energía o ser almacenada en forma de grasa, almacenándose también en el tejido graso. Cabe señalar que un nivel alto de triglicéridos en la sangre se denomina hipertrigliceridemia, asociada con riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Si bien los síntomas de los triglicéridos altos son prácticamente inexistentes hasta que se hace notoria la presencia de una daño significativo en la persona, pueden generar enfermedades en el páncreas, hígado y el bazo, así como almacenar demasiada grasa en la piel, produciendo los peligros de un ataque cardíaco o un accidente cerebro-vascular, si los triglicéridos son elevados durante un tiempo prolongado.

Al tratarse de una enfermedad silenciosa, en la mayoría de los casos no presenta síntomas, aunque cuando el mal se agrava se puede generar ciertas molestias como xantomas, pancreatitis inflamatoria, vómitos y fiebre, para lo cual se deberá acudir al médico inmediatamente.

Vale mencionar que los niveles de triglicéridos en la sangre tienden a variar según el sexo del individuo, por ejemplo, las mujeres suelen tener niveles mayores que el caso de los hombres y asimismo hay que tener en cuenta la edad y el peso de la persona. Se calcula que los niveles comunes de triglicéridos para una persona tienen que rondar entre 150 y 200 mg/dl (miligramos por decilitro), luego, entre 200 a 400mg/dl se habla de un límite riesgoso, siendo el paso de 400 a 1000 mg/dl considerado como en demasía peligroso para el organismo. Para quienes sufren de problemas cardiacos, los niveles de triglicéridos deben ser inferiores a 100 mg/dL. Para ello, la única manera de saber si los niveles de triglicéridos son elevados, es realizarse un examen de sangre que determinará la cantidad de estas moléculas.

Por ello, debes estar alerta ante cualquier molestia y prevenir este mal que pueden causarlo diferentes motivos como el exceso de peso, el consumo de calorías de forma excesiva, los de mayor edad, el uso de medicamentos o anticonceptivos, esteroides y diuréticos. Igualmente, debes tener mayor cuidado si tienes enfermedades renales y hepáticas, diabetes o hipotiroidismo, así como las mujeres después de la menopausia.

Para reducir los peligros de triglicéridos altos, debes tener una dieta saludable o, de acuerdo al caso, consumir complementos nutricionales. La dieta debe estar basada en fibra, como frijoles y avena, y granos enteros. También es recomendable el consumo de pescados grasos, pues contienen Omega 3, ayudando a reducir los niveles de triglicéridos en la sangre.