Las vacunas son sustancias que se introducen en el organismo del niño, y las cuales se encargan de prevenir enfermedades infectocontagiosas infantiles graves como hepatitis, polio, rubéola, difteria, tétanos, tos ferina, meningitis, sarampión, parotiditis, entre otras.