Los riñones son uno de los órganos más importantes del cuerpo, responsables por regular los líquidos, eliminar desperdicios y desintoxicar y filtrar las impurezas de nuestro organismo.