Los nombres bíblicos son nombres propios que aparecen en las santas escrituras, y los cuales son muy utilizados para nombrar a bebés, ya sean cristianos o seculares, y es que los nombres bíblicos son nombres muy bonitos y atemporales.