La azitromicina es un antibiótico de amplio espectro, del grupo de los macrólidos utilizado para tratar ciertas infecciones bacterianas, como bronquitis; neumonía; enfermedades de transmisión sexual (ETS), infecciones de oído, garganta, pulmones, senos nasales, piel y órganos reproductivos.