La naturaleza nos regala una serie de plantas y hierbas medicinales con acción antiinflamatoria que ayudan a reducir la inflamación y dolor que se produce por algún golpe, infección o lesión: desde un dolor de cabeza, dolor de espalda, esguinces, migrañas, osteoartritis, etc.