Los alimentos constructores son aquellos alimentos ricos en proteínas que se encargan de brindarnos las sustancias necesarias para construir y formar nuestros músculos así como para reparar los tejidos del cuerpo.