Los quinceañeros han cambiado de gran forma en el paso de las últimas décadas convirtiéndose en fiestas que en lugar de seguir un patrón determinado y clásico ahora se dedican a poder presentar un estilo mucho más cercanos a la chica que desea festejarlo.