Los lípidos, también conocidos como grasas o ácidos grasos son moléculas compuestas de ácidos grasos y cumplen la función de estabilizar la temperatura corporal, la producción de energía y la reserva de esta, además de aporte nutritivo y constitución de membranas celulares.

Alimentos Ricos en Lípidos

Los lípidos están presentes en la alimentación, particularmente las materias grasas de animales y vegetales, las carnes y lácteos.

No todos los lípidos son malos para tu salud. Existen grasas sanas así como grasas nocivas y se dividen en lípidos monoinsaturados, saturados (grasas nocivas) y poliinsaturados.

Los lípidos buenos deben ser incluidos en nuestra dieta diaria en un porcentaje de entre el 25 y 30% del valor calórico total.

El consumo excesivo de lípidos saturados aumenta de manera significativa los niveles de colesterol LDL o malo, y así favorecen a las enfermedades cardiovasculares. Por su parte, los lípidos monoinsaturados y las poliinsaturados ayudan a bajar el colesterol malo.

Entre los alimentos ricos en lípidos encontramos a:

• Aceite de almendra
• Aceite de canola
• Aceite de coco
• Aceite de girasol
• Aceite de Hígado de Bacalao
• Aceite de maíz
• Aceite de nuez
• Aceite de oliva
• Aceite de palma
• Aceite de Soja
• Aceituna Negra
• Aguacate
• Almendras
• Carnes con grasa
• Castaña
• Chia
• Chocolate Negro
• Crema de Leche
Embutidos
• Frutos Secos
• Helados con crema
• Huevos
• Leche Entera
• Maní
• Manteca de Cerdo
• Mantequilla
• Nueces
• Palta
Pescados
• Quesos grasosos
• Semillas de Linaza
• Semillas de lino
• Sésamo
• Tocino
• Yogurt Entero