Hay momentos en la vida en la que pasamos por momentos difíciles, estrés o nos ponemos muy nerviosos. Sentimos que los músculos se tensan, que la respiración y el corazón se aceleran e incluso que sube la temperatura corporal. Para manejar este tipo de situaciones es muy importante mantener la tranquilidad y poner en práctica ciertas técnicas y consejos para relajarnos y estar calmados.

¿Cómo Mantener la Calma y la Serenidad cuando estás Nervioso o en Momentos Difíciles?

Lo más importante para mantener la calma es respirar hondo y profundo. Tener pleno control de la respiración es indispensable para relajarnos. Concéntrate en tu respiración, inhala y aguanta el aire durante 5 segundos y luego exhala lentamente. Repite el proceso cuantas veces sea necesario hasta que sientas que la tensión de tu cuerpo va disminuyendo.

Cuando pasamos por situaciones complicadas es importante enfocarnos en otra cosa. Intenta pensar en una situación distinta, en algo que te genere tranquilidad puede ser visualizar un paisaje, tararear una canción mentalmente, o simplemente mirar por la ventana. Si te sientes nervioso(a) y sigues pensando en lo mismo lo único que harás es entrar en un círculo vicioso sin salida.

El movernos y activar nuestro cuerpo físicamente hace que la energía y tensión que tenemos acumulada salga. Si te sientes muy tensa(o) salta, baila, camina o corre, verás como tanto cuerpo y mente sentirán un alivio de la ansiedad.

Masticar chicle es una solución efectiva para bajar los nervios. Hazlo de forma consciente, con mordidas lentas, saboreando el chicle. De esta manera estarás focalizando tu atención fuera del problema.

¿Sabías que jugar nos conecta con nuestra infancia y nos relaja inmediatamente? Si estás en casa puedes jugar algún juego que solías hacer cuando eras pequeño(a) y si estás en la calle puedes optar por los juegos de los smartphones.

Utilizar el sentido del humor es básico, nos hace olvidar los malos ratos y ponernos felices. Intenta pensar en la situación que estás pasando y sacarle el lado humorístico. No es algo fácil de hacer, pero si te aprendes a reírte de ti mismo(a) te ayudará mucho.

Cuando te sientas muy nervioso(a), tómate tu tiempo para responder, piensa bien lo que vas a decir, y haz que tu cerebro no responda simplemente a los impulsos sino analiza la respuesta que vas a dar con calma.

Hablar de otro tema que no nos genere ansiedad es importante. En el caso de estar en una entrevista laboral o una reunión de trabajo, además ayuda a romper el hielo inicial.

Las pelotas antiestrés ayudan mucho a relajarnos. Solamente debes tomarla entre tus manos y apretarla con fuerza hasta que los nervios pasen.

Lavarnos la cara con agua fría es un excelente truco para disminuir la frecuencia cardiaca y así evitar sentirnos nerviosos.

Si eres una persona muy nerviosa, evita tomar café y consumir cualquier bebida que contenga cafeína.