La escabiosis conocida comúnmente como sarna es producida por diminutos ácaros llamados Sarcoptes scabiei. Este tipo de sarna es diferente a la sarna de los animales, y no tiene nada que ver con la tenencia de una mascota. Esta contagiosa enfermedad a la piel que se caracteriza por pequeñas protuberancias rojas que generan picazón y dolor, pero se puede curar con diversas recetas caseras y naturales que contienen agentes antimicrobianos.

Remedios Caseros para la Escabiosis: ¿Cómo Curar la Sarna Humana Rápidamente?

El aloe vera es una planta medicinal que soluciona varias afecciones a la piel, entre ellas la sarna. ¿Cómo nos ayuda el aloe vera? Reduce la incómoda picazón y además ayuda a sanar la piel rápidamente y evitar las infecciones secundarias. Se puede aplicar la savia directamente a la zona afectada y dejar actuar durante 30 minutos o también aplicar el del gel de aloe vera de la misma forma. Finalmente lavamos con agua tibia. El tratamiento se debe realizar 3 veces por semana.

El aceite de lavanda es sumamente útil pues se encarga de eliminar los parásitos y evitar infecciones secundarias. Asimismo ayuda a la regeneración de la piel. ¿Cómo se realiza el tratamiento con aceite de lavanda? Mezcla el aceite de lavanda con aceite de oliva o alcohol y aplícalo sobre la zona afectada. Realiza el tratamiento 2 veces al día. También puedes llenar una bañera con agua tibia y agregar 5 gotas de aceite de lavanda. Báñate durante 15 minutos.

La cúrcuma es un remedio casero antibacteriano y antiinflamatorio que cura las heridas producidas por la sarna. Puedes aplicarla la pasta de la cúrcuma directamente a la piel.

El aceite de árbol de té contiene terpinen-4-ol, ingrediente antiparasitario y curativo que mata los ácaros y ayuda a sanar la piel debido a sus cualidades antisépticas. El aceite de árbol de té equilibra el nivel de pH de manera que no sólo vuelve la piel más saludable sino que la hace un lugar muy inhóspito para el parásito de la sarna y la protegen de infecciones secundarias. ¿Cómo utilizarlo? Puedes llenar tu bañera con agua tibia y agregar unas 12 gotas de aceite de árbol de té. Báñate durante 15 minutos, 2 veces por día. También puedes hacer una mezcla de aceite de árbol de té con aceite de oliva en una proporción 1:1 y aplicarla directamente a la piel con la ayuda de un algodón.

La cebolla es un potente remedio para luchar en contra de las bacterias. Las cebollas contienen quercetina, que es un analgésico que alivia la picazón. Además gracias a sus compuestos orgánicos de azufre, ataca y elimina al parásito de la sarna. ¿Cómo utilizarla? Toma un pedazo de cebolla cortado y espolvoréalo con sal, y exprime el jugo. Aplica el juego sobre la zona afectada con la ayuda de un algodón. También puedes hervir cebollas con agua, dejar que el agua enfríe y aplicarlo sobre la piel.

El zinc se encarga de detener el crecimiento de los hongos generados por la sarna. Para aplicártelo mezcla un ungüento en base a un poco de polvo de zinc con agua y aplícalo sobre la zona afectada, deja que se seque y luego lávate.

El cloro es un efectivo exterminador de ácaros que solamente debe usarse en casos extremos de picazón. Mezcla un poco de cloro en una proporción 1:4 en agua. Toma un algodón y aplica una pequeña cantidad sobre la zona afectada y deja que seque naturalmente. Luego toma una ducha.

El peróxido de hidrógeno también conocido como agua oxigenada es un remedio antibacteriano sumamente efectivo contra la escambiosis. El bórax por su parte es un insecticida natural y fungicida. Cuando se usan juntos matan de manera inmediata el parásito de la sarna y ayudan a reducir las posibilidades de infecciones secundarias. ¿Cómo aplicarlo? Llena tu bañera con agua tibia, mezcla 2 tazas de bórax y 1 taza de peróxido de hidrógeno. Báñate durante 15 minutos. Debes tomar este baño 1 vez al día.

El ácido bórico es sumamente efectivo. ¿Cómo usarlo? Coloca 2 tazas de ácido bórico en una bañera con agua caliente. También se recomienda lavar la ropa de vestir y ropa de cama con ácido bórico y cloro para evitar volver a infectarnos.

El aceite de clavo tiene propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y analgésicas. Se encarga de aliviar el picor de la sarna así como a sanar la infección. ¿Cómo aplicarlo? Mezcla 1 cucharada de aceite de clavo con 4 cucharadas de aceite de coco y aplícalo sobre la zona afectada.

El vinagre blanco contiene ácido acético lo que reduce el nivel de pH de la piel y la hace más ácida y así tóxica para el parásito de la sarna, logrando eliminar la enfermedad. ¿Cómo utilizarlo? Mezcla el vinagre blanco con agua y aplica la solución en la zona afectada con un algodón. Dejamos actuar durante 5 minutos y luego enjuagamos con agua tibia. Realizar el procedimiento 3 veces al día.

El romero es una hierba antimicrobiana, antiinflamatoria y astringente que ayuda a reducir el dolor, la sensación de picazón, y además hacer de la piel un lugar inhóspito para el parásito de la sarna. ¿Cómo aplicarlo? Prepara té de romero y aplícalo sobre la zona afectada con la ayuda de un algodón. Debes aplicar la solución 3 veces por día.

El árbol de neem tiene propiedades calmantes que brindan alivio al picor de la sarna. Asimismo por ser antimicrobiano previene la infestación de infecciones secundarias. ¿Cómo utilizarlo? En forma de aceite. Llena la bañera con agua tibia y agrega 10 gotas de aceite de neem. Báñate durante 15 minutos. Realiza el procedimiento 2 veces al día. También puedes mezclar un poco de aceite de neem con aceite de oliva y aplicarlo sobre la zona afectada con un algodón. Otra manera es hervir hojas de neem, esperar a que el agua enfríe y beber este té 4 veces por día o aplicarlo sobre la zona afectada.

La pimienta de cayena se encarga de quemar los ácaros pues es un tratamiento agresivo contra la sarna, aunque si tenemos piel sensible, debemos evitar este remedio pues podría tener efectos adversos sobre la piel. Si estás decidido(a) a usarlo, entonces llena una bañera con agua caliente y añade 1 taza de pimienta de cayena. Báñate hasta que el agua se engríe y luego toma una ducha.