Las ventosas chinas también conocidas como cupping o ventosaterapia son una técnica milenaria de la medicina china tradicional. Esta terapia oriental alternativa hace uso de una ventosa que se coloca sobre la superficie de la piel para causar una congestión local eliminando el aire de la ventosa.

Ventosas Chinas: ¿Para qué sirven?, Beneficios

Beneficios

El método sirve para promover la libre circulación del Qì y la sangre y así curar diversas dolencias como patologías articulares y musculares (tendinitis, lumbalgias, ciáticas, reúma y torceduras) así como problemas del sistema nervioso, resfriados, migrañas, eczemas de piel, estrés, insomnio, estreñimiento, entre otros. Recordemos que para la medicina china, la enfermedad o el dolor es un signo de bloqueo: esto significa que la energía fundamental no circula, o está invertida.

¿Cómo se aplican?

Las ventosas chinas se aplican sobre puntos de acupuntura que corresponden a los órganos que se deben tratar o bien, se movilizan sobre zonas situadas a lo largo de los meridianos energéticos, normalmente sobre la espalda.

Las ventosas ya sean de cristal o bambú deben sumergirse en agua hirviendo para esterilizarlas. También se puede pasar un algodón previamente empapado y prendido con alcohol antes de iniciar el proceso. La combustión del oxígeno crea un vacío de aire dentro de la ventosa que al colocarla sobre la piel hace que se pegue a ella, que la succione. La piel va tomando una coloración violácea, signo de que hay que retirar la ventosa.

La aplicación dura aproximadamente 10 minutos, en función de la intensidad de la enfermedad, los pacientes, la edad y la reacción. Para retirar la ventosa, hay que sujetar la piel hay que sujetarla con una mano y presionar con la otra la piel de alrededor para terminar con el vacío.