La motricidad fina se refiere a la coordinación de los movimientos musculares pequeños que ocurren en partes del cuerpo como los dedos. El desarrollo de las habilidades de psicomotricidad fina son decisivas para el niño. Por ello existen una serie de ejercicios y actividades fáciles y divertidas para fomentar la motricidad fina de los pequeños, los cuales se pueden realizar en casa o en el aula de clase.

Actividades y Ejercicios para Motricidad Fina

Un excelente ejercicio es la utilización de pinzas. Con ellas los niños por ejemplo pueden elegir pompones de diversos colores los cuales debemos colocar en un recipiente de plástico. La idea es que el pequeño logre sacar los pompones con ayuda de las pinzas y luego distribuirlos por colores en otros recipientes.

También podemos optar el juego de los tubos de cartón con bandas elásticas. El objetivo será que el niño que coloque tantas bandas elásticas como pueda alrededor de los tubos de cartón. Como bien sabes, las bandas crean resistencia al extenderlas, así que los niños deberán hacer uso de los músculos de sus manos para hacer la fuerza necesaria para colocarlas en los tubos.

Otra alternativa son pegar y adherir pegatinas o stickers sobre los bordes de un dibujo.

También podemos hacer esculturas en 3D. A los niños les encanta construir así que puedes hacer uso de unos palillos de matera y malvaviscos o marshmallows para que ellos puedan experimentar creando formas.

No cabe duda que el pintar con pinceles es una forma sencilla y divertida de entretener a los niños, pero además ayudarles al desarrollo motriz.

El trabajo con plastilina también es perfecto para el desarrollo de la motricidad fina. Los ayuda a moldear y ejercitar dedos y manos.

Otro ejercicio divertido es el de colocar ganchos para colgar ropa en un objeto. Con este ejercicio los niños estarán fortaleciendo los dedos índice, corazón y pulgar, y midiendo la fuerza que tienen que hacer en la presión.

Las pajitas o cañitas también nos pueden ayudar mucho. La idea es cortarlas en trozos y que los niños, las vayan colocando en fila en un hilo o soguilla. Eso los ayudará con la concentración, y los dedos pulgar e índice, además de fortalecer los músculos de la mano.

Un ejercicio que los mantendrá entretenidos es el intentar ponerle la tapa rosca a una botella.

Si tienes un pote con palillos moldadientes, quítalos, y haz que el niño deba introducir los palillos por los agujeritos.

El recortar figuras con tijeras es una excelente manera para ayudar a la coordinación motriz.