La hioscina también conocida como escopolamina o burundanga es un alcaloide tropánico que puede usarse como antimuscarínico y se encuentra como metabolito secundario de plantas en la familia de las solanáceas.

Efectos

La hioscina actúa como depresor de las terminaciones nerviosas y del cerebro. Es antagonista competitivo de las sustancias que estimulan el sistema nervioso parasimpático, a nivel de sistema nervioso central y periférico, produciendo un efecto anticolinérgico, de manera que bloquea los receptores muscarínicos localizados en el sistema nervioso central, corazón, intestino y otros tejidos.

Precauciones

Se trata de una droga altamente tóxica y debe ser utilizada en dosis muy pequeñas.

En altas cantidades puede producir convulsiones, depresión severa, delirio, psicosis, parálisis, estupor, arritmias cardiacas, insuficiencia respiratoria y hasta la muerte.

Su vida media es de 4,5 horas.

Usos Médicos

La hioscina también se utiliza en medicina, pero en dosis muy pequeñas por ejemplo para prevenir y tratar el mareo, las náuseas, colitis y los vómitos provocados por los diferentes medios de locomoción.
También se utiliza como sedante, analgésico local, antiespasmódico y antiparkinsoniano.

Asimismo sirve para provocar una dilatación de la pupila cuando se deben realizar exámenes de fondo de ojo.