La Passiflora edulis más conocida como maracuyá, pasionaria, parcha, parchita, chinola, mburucuyá o fruta de la pasión es un fruto tropical de color amarillo con pulpa y semillas interiores, de sabor un poco ácido y con aroma. Esta fruta es originaria de Centroamérica y Sudamérica, destaca por su alto contenido en azúcar, fibra y vitamina C, vitamina B y vitamina A.

Maracuya: Propiedades y Beneficios

Propiedades y Beneficios

La maracuyá es utilizada en infusión es un sedante ligero y calmanete de dolores musculares y cefaleas, motivo por el cual es muy solicitada por sus efectos relajantes. En dosis normales ayuda a conciliar el sueño y puede tener además efectos antiespasmódicos.

También se recomienda para los espasmos bronquiales o intestinales de origen nervioso, así como para los dolores menstruales.

Además posee un ligero efecto vasodilatador.  Gracias a los flavonoides, protege el cuerpo de enfermedades cardiacas. También reduce considerablemente la presión arterial.

Por su contenido de antioxidantes previene la aparición de radicales libres. También fortalece el sistema inmunológico y evita el envejecimiento prematuro.

Debido a su contenido de fibra es excelente para el buen funcionamiento de tu sistema digestivo.

Asimismo es un alimento excelente para las personas que estén realizando dietas para bajar de peso debido a que es diurética.

Otro de sus beneficios es que reduce los niveles de colesterol en el cuerpo.

Contraindicaciones

No se recomienda su utilización diaria porque puede generar efectos tóxicos.

¿Cómo se consume?

La maracuyá se suele consumir como fruta fresca, en jugo, infusión, postres, mermeladas, helados, etc.