El ajo es una especie de planta, un superalimento que a pesar de su sabor fuerte y un poco picante, cuenta con una serie de propiedades curativas y beneficios para la salud. El ajo es un tiene propiedades desintoxicantes, antisépticas, fungicidas, bactericidas depurativas y diuréticas, debido a que contiene un compuesto llamado alicina y aceites esenciales.

Propiedades y Beneficios del Ajo

El ajo es un gran aliado para el aparato digestivo, ya que nos ayuda a prevenir inflamaciones estomacales. Además favorece a la eliminación de bacterias dañinas en los intestinos y la eliminación de desechos del organismo. Es bueno para tratar las diarreas y protege el hígado y la vesícula.

El ajo también es un gran remedio para la circulación y las arterias, y colabora en la prevención de todo tipo de enfermedades y males cardiovasculares. El ajo ayuda a reducir la presión arterial en las personas, gracias a que estimula la producción de ácido sulfhídrico.

Debido a sus propiedades diuréticas facilita la eliminación de líquidos y toxinas.

Asimismo ayuda a la prevención del cáncer debido a sus propiedades antibacteriales y contenido de azufre. El ajo previene especialmente los distintos tipos de cáncer que afectan al tracto gastrointestinal.

También sirve para curar el reumatismo, el agotamiento físico, las enfermedades nerviosas, la depresión y la diabetes.

Contraindicaciones

Comer ajo en exceso puede generar gases. No se recomienda para quienes padecen de acidez o males gástricos fuertes.

¿Cómo consumirlo?

Mezcla unos cuantos dientes de ajo molidos en un litro de agua y consumir diariamente dos vasos de este preparado, durante dos semanas. Descansar una semana y volver a consumirlo. Lo más aconsejable es tomarlo en ayunas.