Muchas situaciones pueden afectar nuestra integridad física y no necesariamente cada vez que salimos a la calle (donde estamos a merced de los autos, la delincuencia y los robos), también podemos encontrar peligros latentes en la casa como quemaduras, por eso es importante saber cómo actuar frente a ellos y evitar que nos perjudiquen. En este post te diremos qué hacer cuando te quemas.

¿Qué Hacer Cuando te Quemas?: Secretos para Quemaduras

Primero debemos entender los tres tipos de quemaduras para identificarlas al momento que se produzca el accidente. Tenemos:

Quemadura de primer grado: Enrojecimiento de la piel y ardor leve.

Quemadura de segundo grado: Aparición de ampollas, enrojecimiento de la piel y ardor moderado.

Quemadura de tercer grado: Destrucción de tejidos. La lesión llega a capas profundas de piel, incluso puede llegar a verse la grasa o los músculos y huesos.

Partiendo de este concepto seguro podemos recordar que alguna vez nos quemamos mientras planchábamos. Entonces esta quemadura encaja dentro de la concepción de “primer o segundo grado”. Sin embargo las quemaduras que podríamos adquirir en la cocina con agua hirviendo pueden llegar a ser de tercer grado, dependiendo de la magnitud.

¿Qué Hacer Cuando te Quemas?: Secretos para Quemaduras

Para esta quemadura debes aplicar abundante agua fría y llamar inmediatamente a una ambulancia (las consecuencias pueden ser devastadoras). Pero si la quemadura es de primer y segundo grado, puede optar por estas alternativas:

Remueve la ropa o joyas de la zona afectada para dejarla libre y así poder tratarla de la mejor manera. Ahora debes poner la zona afectada bajo el chorro de agua fría por unos 10 minutos. Si notas ampollas, no las revientes por nada del mundo porque tu piel podría adquirir cualquier bacteria del ambiente.

Por último aplica una crema contra las quemaduras y así aislar la piel de cualquier proceso infeccioso. Olvida el viejo mito de aplicar pasta dental u aceite pues éstos empeoran la herida. No tapes la lesión y déjala respirar de modo que se seque.