El ejercicio es una de las actividades más saludables en las cuales podemos incursionar sobre todo en la temporada de verano, para cada vez lucir mejores abdominales y gozar de un estado anímico fresco y contagiante. Si estás ya inmerso en el mundo del deporte y deseas evitar las tediosas “agujetas”, este post es para ti, pues te daremos unos consejos para zafar de este incómodo problema.

¿Cómo Evitar y Combatir las Agujetas?: Tratamiento para Calambres

Una agujeta es un daño muscular que se produce con el ejercicio y que tiene como consecuencias una disminución temporal en fuerza y rendimiento y por supuesto, las agujetas que los científicos conocen como dolor muscular de origen retardado. Estos dolores están también caracterizados por hinchazón y dolor al tocar, estirar y mover el músculo lesionado.

Es importante tomar en cuenta que estos síntomas empiezan a salir varias horas (un promedio de 24 horas), después de la actividad y generalmente alcanzan su punto más doloroso entre las 48-72 horas.

Los principales conejos que debes seguir para combatir este terrible dolor post ejercicio son:

Incrementar gradual y adecuadamente es más útil. No eleves demasiado la intensidad, volumen (series y repeticiones) ni carga de repente en tu rutina habitual. Lo único que consigues con exceder de golpe, son unos cuantos días con incomodidad.

Al realizar un movimiento o ejercicio nuevo es mejor hacerlo con una carga no muy alta ni con un volumen agotador. Volumen es el número de series y repeticiones.

¿Cómo Evitar y Combatir las Agujetas?: Tratamiento para Calambres

Ten presente que el entrenamiento de pliometría (con saltos) provoca muchas agujetas así que es mejor empezar con este tipo de movimiento gradualmente, aumentando a lo largo de semanas.

Si saltas de rutina a rutina y programa a programa, muchos cambios pueden generarte agujetas. Tener un buen plan semanal de entrenamiento y seguirlo con constancia.

Hacer estiramientos previos y post ejercicio también es una excelente alternativa para evitar los calambres.

Sigue estas pautas y reducirás considerablemente el intenso dolor que generan las agujetas.