Uno de los problemas que más atañe a la sociedad son los trastornos psicosomáticos que si bien no afectan físicamente, psicológicamente pueden destruir la integridad mental y la felicidad de una persona. Uno de estos males es la ansiedad y en este post aprenderemos más de ella y a cómo evitarla para tener una vida más placentera lejos de los malos pensamientos.

¿Cómo Evitar la Ansiedad?

Para empezar, se sabe que la ansiedad es un estado emocional donde las personas se sienten inquietas angustiadas y a la vez temerosas. Las personas experimentan temor ante una serie de situaciones que se les escapa de las manos y que para ellos se vuelve amenazantes o peligrosas. Se trata de un estado de desesperación constante que te arranca de los momentos presentes pensando siempre en la actividad a futuro.

Algunos síntomas que te permitirán identificar un potencial problema de ansiedad son:
palpitaciones en el pecho, dolores en el pecho, mareos o vértigos, náusea o problemas estomacales, sofocos o escalofríos, falta de aire o una sensación de asfixia, hormigueo o entumecimiento, estremecimiento o temblores, sensación de irrealidad, sensación de falta de control, temor a morir entre otros. Como ves es un cúmulo de sensaciones desagradables.

Los ejercicios nos pueden ayudar a un mejor control de la ansiedad tiene que ver lograr una tonificación muscular, evitando también la rigidez como el exceso de activación del complejo sistema nervioso. Al ejercitarnos generamos un sano cansancio que beneficia el sueño y calma el exceso de cavilaciones y rumiaciones.

Una manera de controla la ansiedad es pensar que solo se trata de eso “ansiedad”. Minimizando el problema vamos a poder entrar en un estado de consciencia de que no tenemos nada malo solo un desagradable momento de ansiedad.

Otra opción es ubicarnos en el momento presente. Por lo general cuando nos asustamos es por imaginar cosas terribles que en un futuro podrían ocurrirnos. Relájate y pon los pies en la tierra.

Ir a un psicólogo también es una buena alternativa.