Siguiendo con nuestro repaso de las enfermedades que afectan nuestra sangre, encontramos a la basofilia que se genera cuando precisamente los niveles de basófilos, uno de los cinco tipos principales de glóbulos blancos o leucocitos son más altos de lo normal, dentro de nuestro cuerpo.

Basófilos: ¿Cuál es su función? Valores Normales, Altos y Bajos

Antes de comenzar debemos decir que los basófilos funcionan como agentes en la lucha del sistema inmune contra las infecciones y las lesiones a través de la promoción de respuestas como la coagulación de la sangre. Asimismo una cantidad de basófilos anormal significa que se está presentando un problema muy considerable.

En total cuando se presentan una cantidad de 10,000 basófilos por microlitros de sangre se está hablando de basofilia. Esta se puede producir de manera independiente, pero lo más común es un indicativo de una condición subyacente como úlceras, anemia y las enfermedades de tiroides por ejemplo. En cantidad liberan sustancias llamadas histaminas basófilos ligadas a reacciones corporales inflamatorias y alérgicas, así como afecciones respiratorias tales como el asma.

Cuando se presenta un bajo recuento de los basófilos se convierte en basopenia. Esto quiere decir que el recuento de basófilos cayó a un número menor de 20 células por litro de sangre humana.

El recuento normal oscina entre 100 células por microlitros para bebés y 40 células por microlitros en adultos.

Debido a que los recuentos son bajos, el método de recuento diferencial de glóbulos blandos es más eficaz al momento de determinar si la cantidad de basófilos se encuentra fuera de los rangos normales de este tipo de células presentes en la sangre. Una de las principales causas del recuento bajo de basófilos en la sangre es la leucopenia que se refiere a un bajo recuento de basófilos que puede desembocar en una infección.

También se podría interpretar el conteo bajo de basófilos en mujeres que están ovulando.