La estética femenina procura resaltar cada detalle al máximo con la finalidad de componer un rostro atractivo que impacte. Una de las componentes más importantes del rostro es la mirada; a través de ella podemos demostrar emociones para cada situación de la vida cotidiana y en el caso de las mujeres unas cejas bien sombreadas son el complemento perfecto para crear una mirada profunda.

Sombra para Cejas: Consejos de Maquillaje para Cejas Escasas

Las cejas pobladas y anchas siempre consideradas tendencias que acentúan la mirada. Si deseas hacer que las tuyas también se vean gruesas te aconsejamos sombrearlas de la siguiente manera…

1. Antes de comenzar a sombrearlas, depila el exceso y péinalas para que luzcan más ordenadas.

2. Toma un lápiz y comienza a marcar las líneas muy suavemente en dirección crecimiento natural de los vellos de tus cejas para darles más grosor.

3. Toma una sombra para rellenar las partes huecas. Todos los productos que empleemos deben ser del mismo color de nuestro cabello.

4. Cuando ya están maquilladas, aplica una máscara de pestañas transparente o vaselina sobre las cejas para darle protagonismo. Toma en cuenta ponerte suaves cantidades para que el resultado de las sombras de tus cejas se vea natural.

No olvides…

Buscar una sombra para ojos de un color similar al color natural de tus cejas, tanto como sea posible. En caso de ser necesario mezcla dos tonos de sombras de ojos para crear una tonalidad difícil.

Colocar ¼ de cucharada de gel de aloe vera a la sombra de ojos. Añade más sombra en caso de ser necesario para crear un tono que se amolde al color las cejas.

Sombra para Cejas: Consejos de Maquillaje para Cejas Escasas

Consejos y Tratamientos

Si eres de aquellas mujeres que detesta maquillarse a diario, la industria de la belleza te brinda algunas alternativas para lograr cejas gruesas.

Emplea la técnica de micropigmentación pelo a pelo. Que consiste en un microtatuaje estético con la finalidad de dar espesura a las cejas para que sea más fácil de sombrear. Esta técnica puede servirte de dos a cinco años.