La turmalina también conocida como la “piedra de la verdad” es un mineral de la clase VIII (silicatos), considerada como una de las más versátiles piedras preciosas, muy beneficiosa por sus propiedades esotéricas, protectoras y sanadoras.

La turmalina se presenta en varios colores, desde incoloro hasta negro, pasando por el marrón, amarillo, rojo, azul, rosa y verde. La turmalina procede de Tanzania, Madagascar, Brasil, Australia, Sri Lanka, Estados Unidos, y Rusia.

Turmalina: Piedra Preciosa con Propiedades Curativas

Desde hace más de 2300 años esta piedra ya llamó la atención del filósofo Teofrasto a la que llamaba «lyngurion» y según creía tenía la propiedad de atraer la paja, la ceniza o pequeños pedazos de madera cuando era calentada, poniendo de manifiesto sus cualidades piroelectricas.

Propiedades

Dentro de la gemoterapia, la turmalina negra es valorada por su potencia como escudo en contra de las energías que pueden ser negativas, que provocan el llanto, la desdicha, los estados de melancolía y la depresión.

Otra de las propiedades que se le atribuye a la turbalina es que mejora de la autocomprensión, la autoconfianza, la energía psíquica, la amabilidad, la cortesía, el afecto, la convivencia pacífica y la concentración, por ello es una piedra ideal para el sistema nervioso en general.

Se cree que también es un poderoso símbolo de la pasión y que posee las vibraciones del amor.

Turmalina: Piedra Preciosa con Propiedades Curativas

La turmalina también es portadora de buena suerte, prosperidad económica y éxito en los negocios.

Se dice que también alivia los dolores agudos, ya que ayuda a detener el crecimiento irregular de células cancerígenas. También se la utiliza para curar cálculos renales y para equilibrar las secreciones hormonales pues equilibra los chakras y meridianos.

Usos

Para utilizarla como amuleto se puede usarla colgada en el cuello. También se puede colocar la piedra durante 10 minutos diarios acostados en estado de relajación sobre la frente.

En casa también podemos colocar una turmalina para que aleje la negatividad y las malas vibraciones de las personas que entran en ella.

También es muy utilizada en meditación, para favorecer cambios hacia niveles de conciencia más elevados.