El mindfulness es un concepto psicológico que se basa en la concentración de la atención y la conciencia. Existen una serie de ejercicios de mindfulness que nos permiten gestionar el estrés y hacer frente a los pensamientos difíciles y sentimientos y sensaciones dolorosas, debido a que logran relajarnos y mejorar nuestra productividad y entrar en flujo. Lo importante es vivir aquí y ahora. A través de la atención quedamos libres de enredarnos en el pasado y preocuparnos por el futuro.

Ejercicios Prácticos y Técnicas Mindfulness de Meditación

Empecemos con el ejercicio de un minuto de atención plena. Se trata de un ejercicio facilísimo y rapidísimo, y es que debemos enfocar nuestra atención en la respiración durante un minuto. Con los ojos abiertos, respiramos por la nariz y exhalamos por la boca. El objetivo es centrarnos en el sonido y ritmo de nuestra respiración. Se trata de una muy buena opción para conseguir paz y claridad.

Otro ejercicio importante es la observación consciente. Para ello debemos elegir un objeto, cualquier que queramos, y debemos simplemente observarlo mientras somos conscientes de que lo estamos observando. De esta manera nuestra mente se libera de pensamientos pues solamente nos estaremos centrando en el presente.

Contar hasta 10 es un ejercicio muy simple que permite centrarnos en la respiración, mientras cerramos los ojos y nos concentramos en la cuenta.

Ejercicios Prácticos y Técnicas Mindfulness de Meditación

El ejercicio de señales o llamada de atención consiste en centrar la atención en la respiración cada vez que se produce una señal específica dentro de nuestro entorno, ya sea el timbre del teléfono, el claxon de un coche, un silbido, etc.

Escuchar música podemos convertirlo también en un ejercicio. La música relajante nos hace centrarnos simplemente en los sonidos y en la vibración de las notas.

Limpiar la casa nos permite deshacernos de las cargas emocionales, y es una actividad muy calmante ante el estrés y de atención consciente.

Observar nuestros pensamientos en vez de involucrarnos con ellos sirve como una buena técnica para disminuir la intensidad de nuestros pensamientos.

Ejercicios Prácticos y Técnicas Mindfulness de Meditación

Las caminatas pueden aprovecharse para sumergirnos en un estado mindfulness. Solamente debemos concentrarnos en cómo movemos los pies, mientras sentimos el viento en nuestra piel. También debemos prestar atención a nuestra respiración.

Comer también puede convertirse en una actividad mindfulness. Prestemos atención a cada bocado que masticamos, distinguiendo en sabores y texturas.

El mindfulness con vela es un ejercicio muy sencillo que no requiere más de 10 o 15 minutos. Solamente debemos encender una vela en una habitación oscura y sentarnos a observar la llama. Enfocamos nuestra atención y liberamos la mente de cualquier otro pensamiento.

Experimentar la naturaleza y prestar atención a los detalles de ella puede ayudarnos también a la concentración.