Las fiestas, matrimonios, cumpleaños o actividades sociales siempre se ven más formales y mejor preparadas si van con una previa “invitación” a cada persona que deseemos que asista a la reunión. Por esta razón como toda “carta de presentación” el papel y el diseño de las invitaciones juegan un rol primordial. En este post te traemos unas sugerencias para escoger la invitación estilo vintage que más te convenga.

Invitaciones Vintage Originales

El estilo vintage nunca pasará de moda ni dejará de ser elegante, es bien sabido que todo tiempo pasado fue mejor y cuando se trata de estética este concepto está bien reafirmado. Por lo general las invitaciones vintage se caracterizan por tener colores bajos, ocres, grises de letras dibujadas y con cierto aire de añejo y “pergaminesco” en sus presentaciones.

Un primero modelo son las invitaciones tipo cartel, que como su nombre lo dice tienen la forma de un letrero en miniatura donde se coloca en letras grandes (de una fuente bien elaborada) el nombre del evento que se va realiza, seguido de la persona a quien se dirige la invitación.

Invitaciones Vintage Originales

Otro tipo de invitación vintage es aquella que tiene forma de postal, que por lo general es de forma rectangular, un poco más pequeña, pero decorada con flores en los bordes que acompañan las letras del centro. Esta invitación es ideal para un parte de matrimonio, cumpleaños o evento. Al ser más pequeñas no es tan ostentosa como la de tipo cartel que puede ser más “coleccionable”.

Por último tenemos las invitaciones tipo pergamino, estas se distinguen por el clásico color amarillo de bordes oscuros y rasgados que dan la sensación de ser un papel con texto guardado por décadas. Las letras son de corrido y en cursiva, que le da más aire a antiguo como si se tratase de un viejo dictamen o solicitud. Evidentemente lo que habrá en él son los datos de tu evento.