El tiempo y sus achaques son algo natural que todo ser humano debe enfrentar cuando ya va comenzar a vivir la tercera edad o cuando se presentan ciertas enfermedades que causan un dolor incómodo en el cuerpo. En este post conoceremos qué es y para qué sirve el Arcoxia en pacientes que requieren este antiartrítico/analgésico. El Arcoxia pertenece a la clase de medicamentos antiartríticos-analgésicos bajo el nombre de “Coxibs”.

Arcoxia: Medicamento Antiinflamatorio para Articulaciones y Músculos

Funciona como un inhibidor extremadamente selectivo de la ciclooxigenasa-2 (COX-2). La fórmula empírica para este medicamento es C 18H 15H 2O 2S con un peso molecular de 358. Por otro lado la fórmula estructural es etoricoxib como polvo blanco o blanquecino, que es soluble en metanol tetrahidrofurando, dimetisulfóxido, metitletilcetona, dimetiformamida y cloroformo soluble en isopropilacetato, etano y tolueno.

Cada comprimido de Arcoxia viene en presentaciones de 30, 60, 90 y 120 mg de etoricoxib.

La dosis y vía de administración se puede realizar con o sin alimentos previos, pero debe consumirse con la menor duración posible y utilizar la menor dosis diaria disponible. Todo dependerá del médico.

Gracias al Arcoxia podemos aminorar el dolor y la inflamación en las articulaciones y músculos en las personas que padecen de artritis, artritis reumatoide, espondilitis anquilosante y gota. Sin embargo también suele emplease para controlar el dolor moderado que se presenta después de una cirugía dental.

Es recomendable no ingerir Arcoxia si se sabe que es alérgico a etoricoxib o a otro componente de Arcoxia, tampoco si es alérgico a los fármacos antinflamatoria no esteroideos.

No es recomendable si está padeciendo de úlcera o hemorrágica estomacal o duodenal, si presenta una enfermedad de consideración en el hígado o el riñón. Las mujeres embarazadas o que estén dando de lactar también están prohibidas de consumir ARCOXIA a igual que los menores de 16 años. Estas son las principales consideraciones a tomar en cuenta.