El estilo vintage puede darnos siempre un toque de originalidad, pues tomar prestaciones de elementos de modas pasados, un poco rústicos y casuales nos hace de un buen gusto muy particular. Esto también sucede con los jeans y en este post vamos conocer la importancia de los jeans vintage y cómo poder darle a nuestra ropa este toque tan cool.

Jeans Vintage: Jeans de Look Cool, Antiguos y Gastados

Los jeans vintage hacen que los pantalones gastados (por el uso o la antigüedad) sean muy populares hoy en día. Lamentablemente el precio es el principal obstáculo para que muchos puedan exhibirse a la moda; sin embargo con un poco de paciencia podemos darle a nuestros pantalones convencionales un estilo vintage sin mucho esfuerzo.

Tutorial paso a paso para hacer que tus jeans parezcan vintage o desgastados

Los primero que haremos será tomar el pantalón (nuevo o usado) encima de una toalla vieja. Procuremos que la toalla cubra totalmente la superficie de trabajo. Ahora es importante cubrir nuestras manos con guantes de goma. A continuación vertemos un poco de lejía en un recipiente y sumergimos una esponja, la sacamos y la exprimimos fuertemente.

Pasa la esponja por todo el pantalón de modo que no quede ningún área libre (por delante y por detrás). Ahora lava el pantalón (en la lavadora) en un ciclo completo de agua fría; seca el pantalón dentro de la misma lavadora.

Jeans Vintage: Jeans de Look Cool, Antiguos y Gastados

Lo que haremos ahora será colocar el pantalón ya seco sobre otra superficie y tomaremos un cuchillo para raspar con mucho cuidado la superficie de éste. Si deseamos un aspecto gastado natural es preferible trabajar lentamente e ir quitando capas de la tela.

Por último compra un trozo de papel de lija de grano medio o adquiere una piedra pómez y comienza a frotar por la mezclilla. Este proceso tomará un tiempo así que debes armarte de paciencia pues los resultados son muy favorables. La tela se gastará y comenzará a deshilacharse. Concentra la atención en los bolsillos y dobladillos para lograr un desgaste natural; solo tú decides cuando es suficiente.