Las plantas poseen mucho más que un valor estético, pues la mayoría de ellas tienen atributos medicinales de los cuales podemos sacar provecho. La planta de la ruda lleva el nombre científico de “Ruta Graveolens” y su origen se ubica en la península balcánica al suroeste de Europa, sin embargo en la actualidad es cultivada en todo el mundo y es reconocida por la textura de sus hojas y el inconfundible aroma que emana de sí. Durante mucho tiempo se empleó para funciones poco comunes, pues debido a sus altos niveles de aceites, se convierte en una infusión tóxica que puede provocar el aborto ya que provoca contracción uterina.

¿Para qué sirve la Ruda?

Sin embargo no todo es malo en la ruda, pues tiene una acción sedativa, que de ser preparada correctamente puede ayudarnos a tratar la ansiedad, el insomnio y el estrés que comúnmente nos aquejan día a día. Por otro lado también puede utilizarse como un remedio anti-espasmódico capaz de combatir trastornos digestivos o cólicos estomacales. Y por si esto no fuera poco, la ruda nos brinda un aporte estético gracias a que posee elementos activos que reducen la retención de líquidos y por lo tanto favorece el adelgazamiento. También sus propiedades antioxidantes facilitan la liberación de ácidos grasos que se convierten en un combustible para las células.

¿Para qué sirve la Ruda?

Por esta razón el té de ruda es una medicina natural muy efectiva, pero recuerda que solo se debe utilizar una docena de hojitas de ruda y tienes que mezclarlo con un litro de agua, antes de hervirla junto a las hojas. Si te excedes de esa cantidad podría volverse tóxica, lo recomendable es solo dos tazas de té de ruda al día.