El ácido fólico también conocido como folacina, ácido pteroil-L-glutámico o vitamina B9 es una vitamina hidrosoluble, esencial para el desarrollo, crecimiento de las células y formación de los tejidos.

Propiedades y Beneficios del Ácido Fólico

Entre los alimentos que contienen ácido fólico encontramos a los vegetales de hoja verde (col, brócoli, lechuga y espinaca, etc), verduras (remolachas, hojas de nabo, espárragos, tomate, etc), frutas (naranja, plátanos, melones y limones, etc), los granos y frutas secas (lentejas, frijoles, manís, almendras, etc), vísceras de animales (hígado vacuno y riñones), panes y pastas. También se encuentra disponible en multivitamínicos.

El ácido fólico es muy importante durante el embarazo pues previene defectos y malformaciones congénitas graves en el bebé como defectos en el cerebro y la médula espinal (espina bífida, anencefalia, encefalocele, etc). El ácido fólico además previene los abortos involuntarios. El ácido fólico puede ser tomado todos los días, en especial antes de la concepción y durante la primera etapa del embarazo. No se debe consumir más de 400 mcg por día.

El ácido fólico es utilizado para combatir la anemia y la inhabilidad del intestino de absorber los nutrientes de manera apropiada.

Otras afecciones para las que se usa el ácido fólico son tratamiento para bajar los niveles de homocisteina en las personas con enfermedad renal; reducir el riesgo de contraer cáncer pancreático, cáncer del colon, cáncer de recto, y cáncer de mamas; la depresión; el vitíligo; los problemas a las encías; y la degeneración macular.

Las altas dosis del ácido fólico pueden producir calambres abdominales, diarrea, erupciones, trastornos del sueño, irritabilidad, confusión, nauseas, molestias estomacales, cambios en el comportamiento, reacciones en la piel, convulsiones, gas y excitabilidad.