El té verde es un té chino, un tipo de té Camellia sinensis que tiene una serie de beneficios para la salud. Hace cinco milenios, los chinos descubrieron el té verde que consideraron una infusión útil para mejorar la salud física y mental.

Propiedades y Beneficios del Té Verde

El té verde se prepara siempre siguiendo el formato de infusión. Puede consumirse a diario y tomarse frío o caliente. Para prepararlo necesitas colocar el té en agua hervida, y dejarlo reposar unos 2 o 3 minutos. El té verde es delicado y una mayor exposición podría llegar a generar un sabor demasiado intenso y abrasivo para el paladar.

El té verde tiene un alto contenido de flavonoides y antioxidantes motivo por el cual es anticancerígeno, bueno contra el envejecimiento y las arrugas, y favorable para el sistema cardiovascular.

El té verde tiene propiedades quemagrasa por lo cual permite perder peso, mejorar el metabolismo, bajar el nivel de colesterol, combatir la diabetes y desintoxicar el cuerpo.

Gracias a las catequinas, el té verde es bueno para el cerebro pues ayuda a agilizar el pensamiento y a mejorar a la memoria y la concentración. También protege contra el mal de Parkinson.

Propiedades y Beneficios del Té Verde

El té verde a su vez, es ideal por su acción estimulante, tonificante y excitante del sistema nervioso central.

Otras de sus propiedades es combatir la angustia y reducir el estrés.

También es bueno para dientes y encías, y previene las caries.

El té verde estimula la inmunidad y evita las gripes y resfriados. Además alivia el asma y las alergias.

Es importante señalar que además reduce el riesgo de artritis y fortalece los huesos.

Otro de sus beneficios es que combate las infecciones en los oídos.

Como ungüento sirva para el tratamiento contra el herpes y para verrugas genitales.

En cuanto a sus efectos secundarios y contraindicaciones, es importante señalar que no es recomendable para hipertensos por su contenido de teína.

Por su alta cantidad de cafeína puede generar molestias como dolor de cabeza, acidez, nerviosismo, trastornos del sueño, vómitos, diarrea, irritabilidad, ritmo cardíaco irregular, temblores, mareos, zumbidos de oídos, convulsiones y confusión. Las personas con ansiedad y problemas hepáticos también deben abstenerse de su consumo.

El té verde también puede disminuir la absorción de hierro y de ácido fólico.