Una de las etapas más hermosas en la vida de toda mujer es el embarazo y es que cada día y cada semana cuenta una experiencia nueva en la conexión madre-hijo. Por ello el día de hoy te contaremos que está sucediendo en tu barriguita y con tu cuerpo cuando estás en la semana 37 de tu periodo de gestación. Pon mucha atención.

Semana 37 en el Embarazo

Es importante hacer un seguimiento del desarrollo de tu bebé, en esta semana (37) se considera el embarazo en término y esto quiero decir que la criatura está totalmente desarrollada y aguarda poco poder salir del vientre materno. Sin embargo durante estas últimas semanas se cuida mucho que el bebé siga ganando peso. Ahora el feto mide un promedio entre 48 y 51 centímetros desde la cabecita hasta los talones y pesa alrededor de 3 kilogramos. En caso se presente un síntoma de “preeclampsia” deberás acudir al médico pues quizá se requiera inducir al parto en esta semana.

La mayoría de bebés suelen llevar la cabecita cubierta de cabello al momento de llegar al mundo. Otra curiosidad es que existen casos donde el cabello del bebé difiere al de los padres, por una cuestión hereditaria. También pueden nacer calvos o con una pelusita similar a la que vemos en un durazno.

Semana 37 en el Embarazo

Los cambios que puede experimentar el cuerpo de la madre se reflejan en la incomodidad que pueda presentar al no dormir bien por las noches, y es qué en el tercer trimestre es cuando peor se duerme. En la semana 37 se puede sentir más contracciones y éstas suelen durar más tiempo y ser más dolorosas. Son tan seguidas que pueden hacerte pensar que ya entraste en parto; también se presentará más flujo vaginal que en otros meses.

Por otro lado si llegase a presentarse un flujo vaginal con huellas de sangre o de color rosado, no debes preocuparte ya que puedes estar expulsando el tapón mucoso que se encarga de sellar el útero y por lo general quiere decir que el parto podría estar cerca.