En ocasiones, algunos de nosotros, hemos podido notar inflamaciones en diferentes partes de nuestro cuerpo. Las opciones que tenemos son diversas, sin embargo, aparecen las más comunes. En primer lugar, ignorarlo por completo; o segundo, acudir con urgencia a un doctor. Es por eso, que hoy conoceremos sobre los ganglios linfáticos y cómo actúan en el cuerpo.

Ganglios Linfáticos: Estructuras Nodulares Importantes del Sistema Inmunitario

Los ganglios linfáticos, también llamados nódulos linfáticos. Son más de 100 estructuras pequeñas, en forma de óvalo y encapsuladas. Se encuentran distribuidos por todo el cuerpo, pero se agrupan en mayor cantidad en el cuello, las axilas, ingle, detrás de los oídos y en el abdomen.

Para conocer cuál es la función de los ganglios linfáticos, debemos tener claro, que es su interior contienen ramificaciones y linfa (un líquido producido por la sangre para el intercambio de nutrientes).

Ellos actúan como una trampa para las diferentes partículas extrañas que quieran atacar nuestro cuerpo. Esto incluye combatir a los gérmenes, microbios, etc. Sirven de barra protectora cada vez que se presenta una infección.

Pero te preguntarás: Si la función de los ganglios linfáticos es protegerme, ¿Por qué en la parte donde se ubican, suelen presentarse inflamaciones? La respuesta a tu pregunta, es sencilla. Es porque los ganglios están cumpliendo de forma eficiente su función, y están trabajando al máximo.

Ahora sabes, si tienes inflamaciones repentinas y con dolor, se debe a que tus ganglios linfáticos están luchando contra alguna enfermedad como amigdalitis, tuberculosis, gingivitis, resfriados, gripes, etc.

Lo más recomendable es esperar un par de días para que el dolor desaparezca, eso será señal definitiva, los ganglios linfáticos cumplieron su función, lograron su cometido y destruyeron esas infecciones que tanto te incomodaban. Si el dolor persiste luego de semanas, están rojos o se siente duro, lo más recomendable sería visitar a un profesional médico.