El jengibre también conocido como kion es una planta de la familia de las zingiberáceas, una planta cuyo tallo tiene propiedades terapéuticas y usos culinarios, muy apreciado por su aroma y sabor picante. El jengibre crece en las regiones tropicales el mundo, sobre todo en Australia, India, Jamaica, China y Perú.

Propiedades y Beneficios del Jengibre

El jengibre es muy popular dentro de la medicina tradicional china. Se trata de un poderoso antiinflamatorio, al cual además se le atribuyen propiedades afrodisiacas, analgésicas, antihistamínica, antisépticas, antitusivas, aperitivas, aromáticas, astringentes, carminativas, diaforéticas, digestivas, estimulantes, espasmolíticas, expectorantes, sudoríficas y tónicas.

El jengibre ayuda a aliviar problemas respiratorios como la tos pues es expectorante, pero también la amigdalitis, asma, bronquitis, catarro, fiebre, gripe, inflamación de la garganta, pleuresía, pulmonía, resfrío y ronquera.

Otra de sus propiedades es que es estimulante del sistema nervioso, motivo por el cual es un antidepresivo natural que además ayuda a reducir los niveles de estrés.

Propiedades y Beneficios del Jengibre

Además el jengibre, usualmente, tomado en té, ayuda a bajar de peso. El también jengibre es bueno para tratar afecciones gastrointestinales como cólicos, diarrea, inapetencia, indigestión, gastritis leve, flatulencia, náuseas y mareos. Asimismo ayuda a aliviar los cólicos menstruales.

El jengibre mejora el flujo sanguíneo, por lo que previene las enfermedades cardiovasculares.

Por ser un afrodisíaco natural, estimula la libido.

Otros beneficios del jengibre incluyen la prevención del cáncer de ovario, intestino irritable y Alzheimer.

Externamente se usa para tratar traumatismos y reumatismos. Algunas personas se ponen el jugo fresco sobre la piel para el tratamiento de quemaduras. El aceite hecho del jengibre a veces se aplica sobre la piel para aliviar el dolor.

En cuanto a la cocina se utiliza comúnmente como condimento dentro de la gastronomía asiática para preparar vinagres, sazonar mariscos o carnes, preparar sushi y hasta elaborar caramelos, panes, galletas y gaseosas como la ginger ale. El kion también puede consumirse en licuados, infusiones, ensaladas, jugos y guisados, ya sea en polvo, fresco o disecado.

Eso sí, debemos tener en cuenta que el abuso en su consumo puede debilitar la visión. Otra de las contraindicaciones es que genera una elevación de la temperatura corporal por lo cual no se recomienda su consumo a pacientes con fiebre.

Para preparar un té de jengibre necesitas solamente hervir el kión en rodajas y dejar reposar durante 20 minutos, luego se cuela para servir y agregarle azúcar o miel. En algunos casos se le puede adicionar limón, como para librarnos de la congestión nasal y suprimir los escalofríos.