En esta sociedad es muy importante que todo ciudadano tenga un conocimiento básico de primero auxilios, esta atención inicial que se brinda cuando se presenta una enfermedad o lesión antes que llegue el médico profesional y que en algunos casos puede ser de vital importancia para salvar una vida. Por ello el día de hoy vamos de algunas técnicas que debemos tener en cuanta.

Primeros Auxilios: Técnicas y Procedimientos en Casos de Emergencia

La función principal de esta práctica es cubrir una atención médica lo más pronto posible hasta que venga el doctor. Para esto son muy importantes los botiquines de primero auxilios cuando se trata de lesiones o enfermedades, dentro de éstos encontramos artículos como vendas, gasas, cinta adhesiva, tijeras, termómetro, medicamentos básicos como aspirina, salina y algodón e hisopos.

Existe muchas técnicas de primeros auxilios como por ejemplo: Reanimación cardiopulmonar (RCP) que se ofrece cuando la respiración del individuo se detiene, es decir en casos de asfixia por ahogo. Luego la maniobra de Heimlich se emplea para elementos extraños que bloquean las vías respiratorias cuando la persona se está asfixiando. En caso de que un individuo tenga un choque anafiláctico o diabético también se le puede administrar Adrenalina o Insulina, para ello es importante que el botiquín esté bien equipado.

Primeros Auxilios: Técnicas y Procedimientos en Casos de Emergencia

Si bien se necesitan habilidades para administrar primeros auxilios, esto no significa que sea difícil de aprender; todas las personas están en la facultad de brindar primeros auxilios si la situación se presenta. Por eso es importante conocer la maniobra de Heimlich o RCP pues en muchos casos éstas pueden salvar vidas.

La buena aplicación de una maniobra de primero auxilios puede evitar nuevos traumas en la persona lesionada y favorecer a su recuperación, sin primeros auxilios toda lesión puede complicar, sobre todo si el médico tarda en llegar.

También se considera una práctica de primeros auxilios el vendar heridas, angular los huesos y la aplicación de calor o frío cuando se presenta una hipotermia.