Amnesia: Trastorno del Funcionamiento de la Memoria

Tal vez muchas veces escuchamos la palabra amnesia y la relacionamos inmediatamente con una imagen del alguna novela o película en las cuales el personaje pierda la memoria y se ve obligado a recuperarla algunas veces rápida y otras de manera lenta. Pues en realidad esta enfermedad no es tan simple como parece. Por eso hoy vamos a hablar un poco sobre en qué consiste la verdadera amnesia.

La palabra amnesia en lenguas griega significa olvido y es el nombre que se le da al trastorno del funcionamiento de la memoria donde la persona afectada no puede conservar ni recuperar recuerdo alguno. Las causas de este estado pueden ser orgánicas o funcionales.

Si se trata de causas orgánicas éstas pueden incluir un daño al cerebro, que puede derivar de alguna enfermedad o trauma, que también involucra el uso desmedido de drogas sedantes. Por otro lado la causa funcional se debe a problemas psicólogos que se dan como un mecanismo de defensa. En muchos casos la amnesia puede ser espontánea, es decir, de manera transitoria global, sin embargo existen casos más frecuentes en las personas de mediana y avanzada edad, por lo general este tipo de amnesia puede presentarse y durar poco menos de un día.

Según la clasificación cronológica existen dos tipos de amnesia. La primera es la “amnesia anterógrada” que vienen a ser lo nuevos eventos que no son transferidos a la memoria de largo plazo, y por ende quien la padece no es capaz de recordar en lo absoluto cualquier evento ocurrido después de haber iniciado este tipo de amnesia.

La segunda se denomina “Amnesia retrógrada” y en este tipo de proceso no se recuerda los eventos que se hayan dado antes del comienzo de la enfermedad. Esto es lo que comúnmente solemos ver por la televisión.

Es también cierto que las dos categorías de amnesia pueden darse al mismo tiempo, debido a daños en regiones del cerebro que se asocian directamente a la memoria, ya sea episódica/declarativa.