La alcachofa es una hortaliza que pertenece a la familia de las Cynaras, y es considerada como uno de los vegetales más sanos pues tiene una serie de propiedades y usos beneficiosos para la salud. Se puede consumir en diversas formas, ya sea en cápsulas, pastillas, en té o comida de forma natural.

Propiedades y Beneficios de la Alcachofa

La alcachofa es rica en nutrientes y baja en calorías (entre 40 y 50). Contiene hidratos de carbono, fibras, sodio, potasio, inulina, fósforo, calcio, vitamina B1, vitamina B3, vitamina C, cinarina, esteroles, pepsina y quimosina.

Entre algunos de los beneficios de la alchachofa encontramos a curar problemas del hígado, del colon irritable y del riñón. Gracias a la cinarina, estimula la secreción de bilis por parte de la vesícula, mejorando de esta manera el metabolismo graso y aumentando la lipólisis orgánica.

También es diurética por ello se utiliza en dietas y en el tratamiento de la obesidad pues ayuda a adelazar rápidamente. Ayuda a la eliminación de líquidos y toxinas.

Asimismo la alcachofa se usa para el tratamiento de las molestias digestivas como flatulencia, dispepsia, náuseas, dolor de estómago, vómitos e hipercolesterolemia, y es que favorece en la rápida digestión y eliminación de grasas.

Propiedades y Beneficios de la Alcachofa

La alcachofa disminuye el azúcar en la sangre, motivo por el cual es útil para el tratamiento de la diabetes. Esto se debe a que contiene Inulina, una hormona parecida a la insulina, la cual ayuda a mantener estables los niveles de glucosa en sangre.

La alcachofa reduce el colesterol malo y aumenta el bueno HDL. También ayuda a combatir el exceso de los triglicéridos.

Otros males que peden tratarse con la alcachofa son la anemia, la fiebre, la gota y el reumatismo.

Por si fuera poco, su uso externo permite fortalecer los ojos y disminuir la sequedad.

Entre los efectos secundarios de la alcachofa encontramos a la flatulencia.

Se deben abstener de consumir la alcachofa personas con hipersensibilidad o alergia a las alcachoferas o personas que tienen obstrucción en los conductos biliares y piedras en la vesícula. Tampoco se recomienda durante la lactancia pues al parecer disminuye la secreción de leche. Además le da a la leche materna un sabor amargo desagradable.