La capacidad aeróbica es la capacidad del corazón, vasos sanguíneos y pulmones para funcionar eficientemente. Se trata de una cualidad que permite a un individuo realizar actividades físicas, de baja o mediana intensidad pero de larga duración, con poca fatiga y recuperación rápida. Las actividades físicas de tipo aeróbico pueden variar entre 4 minutos a varias horas. Con estas actividades se quema la grasa acumulada y la persona rebaja centímetros en diversas partes del cuerpo.

Capacidad Aeróbica: Capacidad de Ejercitarse con Poca Fatiga

La capacidad aeróbica permite realizar ejercicios utilizando el oxígeno como combustible, realizando un equilibrio entre el gasto y aporte del mismo. La capacidad aeróbica de una persona depende del adecuado funcionamiento de sus sistemas cardiovascular y respiratorio para abastecer de oxígeno y nutrientes a los músculos y a la vez eliminar los productos de desecho obtenidos durante una actividad.

Capacidad Aeróbica: Capacidad de Ejercitarse con Poca Fatiga ¿Cómo se puede medir la capacidad aeróbica? Muy sencillo, a través del Test de Cooper, el cual se encarga de medir la condición física a través de una prueba de atletismo en la cual se debe correr durante 12 minutos a velocidad máxima constante.

Existen ciertos métodos de entrenamiento que permiten desarrollar mayor capacidad aeróbica como las carreras continuas o ritmo sostenido, donde la frecuencia cardiaca está comprendida entre las 120 y 160 pulsaciones por minuto.

Otro ejercicio ideal para la capacidad aeróbica es el ritmo variado, también conocido como fartlek o juego de velocidad. Se trata de una carrera en la cual la intensidad y la velocidad varían constantemente entre altas, medias y bajas. El ritmo cardíaca suele variar entre las 120 y 300 pulsaciones por minuto.

Los intervalos también son útiles para aumentar la capacidad aeróbica. Se trata de un ejercicio de resistencia que fracciona los esfuerzos. Por ejemplo, la persona corre una distancia igual o mayor a la del objetivo propuesto con una intensidad superior a la que es capaz de sostener. En este tipo de ejercicios las pulsaciones llegan a 110 o 120 por minuto.

¿Cuáles son los beneficios de entrenar la capacidad aeróbica? Disminuir el agotamiento al enfrentar actividades físicas, quemar la grasa acumulada y rebajar centímetros en diversas partes del cuerpo, disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, estimular el sistema inmunológico, disminuir la predisposición a padecer de depresión, entre otras.

Existen algunos alimentos que pueden ayudar a aumentar la capacidad aeróbica, entre ellos encontramos a las grasas insaturadas como cacahuates y semillas de almendras, así como a las proteínas como carnes, huevos, pescados y soya.