La Claritromicina es un antibiótico del grupo de los macrólidos utilizado para tratar ciertas infecciones bacteriales, tales como neumonía, bronquitis, otitis, infecciones de la piel, infecciones de la mamas y para pacientes con VIH para prevenir y tratar infecciones por el complejo Mycobacterium avium.

Claritromicina: Antibiótico Macrólido para Infecciones Bacteriales

La claritromicina se presenta en comprimidos y suspensión (líquida) oral. Se toman por lo general con o sin alimentos cada 12 horas (dos veces al día) de 7 a 14 días.

A diferencia de la eritromicina, la claritromicina se absorbe bien en el tracto gastrointestinal, independientemente de la presencia de comida, por lo que puede ser administrada sin protectores gástricos. Su rápida biotransformación produce un metabolito activo el cual mantiene un pico a 3 horas posteriores a su administración.

Los efectos secundarios de la claritromicina son diarrea, naúseas, vómitos, dolor de estómago, acidez, gases, dolor de cabeza y erupciones cutáneas leves.

Las personas son hipersensibilidad, personas con problemas al hígado y al riñón así como mujeres embarazadas y en etapa de lactancia deben abstenerse de su uso.

Las marca comercial de la claritromicina es Biaxin.