La leucorrea o flujo blanco, es el incremento de la secreción vaginal de color blanquecino, la cual se produce por una infección o irritación de la membrana mucosa del útero y la vagina. Muchas son las mujeres que sufren leucorrea unos días antes y después de la menstruación, pero este flujo blanco también puede ser causado por inflamaciones.

La diferencia entre la leucorrea normal y la anormal, es que la primera es de color transparente o blanquecino, sin acompañarse de mal olor, mientras que la segunda es amarillenta y de mal olor produce picor y enrojecimiento vaginal y quemazón al orinar.

Son varias las causas de secreción vaginal y de infección objetos como papel, algodón, tampón o un aparato anticonceptivo. Los cambios producidos por la presencia de un cuerpo extraño se presentan como manchado intermenstrual o leucorrea. También se puede producir por infecciones bacterianas o virales. Cuando se presenta durante el embarazo, la leucorrea es ocasionada por una elevada producción de hormonas, incluido el estrógeno.

Algunas consideraciones a tener en cuenta si tienes leucorrea, es evitar el coito hasta que la infección esté curada o hacer uso de un condón si se trata de infección recurrente. Es de suma importancia además mantener el área genital limpia y seca. También se debe evitar usar ropa interior apretada y de material sintético, sólo de algodón.

Para aliviar la leucorrea se pueden usar talcos, cremas no aceitosas o corticoides. Se recomienda también realizarse lavados de agua de cola de caballo con limón. Otra receta casera es beber una infusión de rabos de cereza, poleo, menta, nogal y ortiga, así como comer alimentos que sean ricos en vitaminas A, B, C y D.