Alprazolam: Farmaco Ansiolitico para la Angustia y Ansiedad

El alprazolam es un fármaco ansiolítico utilizado para el tratamiento de la ansiedad, eficaz en crisis de angustia, agorafobia, ataques de pánico, luto, neurosis, depresión, ataques convulsivos, tensión, insomnio, irritabilidad, hiperactividad, etc.

El alprazolam es una benzodiazepinas que disminuye la excitación del cerebro pues tiene propiedades sedantes-hipnóticas, pero que además tiene cualidades antidepresivas, y anticonvulsivas.

El alprazolam es 10 veces más potente que el diazepam, pero con una vida media de eliminación más corta. La vida media de eliminación del alprazolam es entre 12 a 15 horas. La principal vía de eliminación es el tracto urinario.

Si el fármaco es administrado oralmente, alcanza picos en suero entre 1 y 2 horas, si es administrado vía sublingual la absorción y efectos se presentan en un lapso de tiempo de 4 minutos.

El alprazolam debe ser consumido durante períodos cortos de 2 a 4 semanas, debido al riesgo de generar tolerancia y dependencia física por el consumo a largo plazo.

El alprazolam se presenta en forma de tabletas o comprimidos de 0,25, 0,50, 1, 1,5 y 2 mg.

En cuanto a las reacciones adversas más comunes del alprazolam encontramos a la somnolencia, dolor de cabeza, mareos, visión borrosa, nerviosismo, temblor, disfunción de la memoria, trastorno de la coordinación, fatiga, lenguaje cercenado, cambios de la libido, retención urinaria, entre otras.

El alprazolam debe restringirse durante el embarazo y la lactancia pues existe riesgo de malformaciones congénitas en niños.