Las plaquetas, también conocidas como trombocitos son fragmentos citoplasmáticos pequeños, irregulares y carentes de núcleo, que circulan por la sangre y que ayudan a la formación de coágulos en la sangre, reparación de vasos sanguíneos, y buen funcionamiento del corazón. Además juegan un papel fundamental en la hemostasia y son una fuente natural de factores de crecimiento.

¿Que son las Plaquetas?

Las plaquetas son son producidas en el proceso de formación de las células sanguíneas en la médula ósea, por fragmentación en los bordes citoplasmáticos de los megacariocitos, y tienen una vida que oscila entre los 8 y 12 días. Es importante señalar que la producción de megacariocitos y plaquetas está regulada por la trombopoyetina, una hormona producida habitualmente por el hígado y los riñones.

El conteo de plaquetas es un examen para medir la cantidad de plaquetas que se tiene en la sangre.

El valor normal de plaquetas debe estar entre los 150.000 y 450.000 por microlitro. Un adulto sano produce cada día alrededor de 1 x 1011 plaquetas de media. Si el número de plaquetas es demasiado bajo se le denomina como trombocitopenia, puede ocasionar una hemorragia excesiva. Si el número de plaquetas es muy alto, se conoce como trombocitosis, y pueden formarse coágulos sanguíneos y ocasionar trombosis, dando como consecuencia obstrucción de vasos sanguíneos, accidentes cerebro vasculares, infartos de miocardio y embolismo pulmonar.

Algunas causas que provocan recuento bajo de plaquetas son la Trombocitopenia, la Enfermedad de Gaucher y la Anemia Aplásica, el Síndrome HELLP, el Síndrome urémico hemolítico, la Quimioterapia, el Dengue, la Coagulación intravascular diseminada y la Celiaquía.

Entre las causas que provocan un alto recuento de plaquetas son la Trombocitosis, el Síndrome de Bernard-Soulier, la Enfermedad de von Willebrand, el Síndrome de Hermansky-Pudlak, la Hemofilia, la Leucemia mielocítica crónica y la Policitemia vera.