Se puede dar el caso de que en medio de la ovulación se presente un leve sangrado, el cual no debería de poder confundirse con la menstruación, siendo un caso que se le llega a conocer también como spotting. Se le llega a considerar como un caso no común puesto que para muchas mujeres el sangrado es tan leve que llega a pasar desapercibido. Pero esto tiene su propia razón de ser, siendo de esta manera que la hemorragia ocurre al romperse el folículo ovárico, el cual se ve debilitado por la presencia de la hormona luteinizante.

Todo esto termina con la creación de un estigma por el cual el huevo comienza a salirse de la trompa de falopio, haciendo que aparezca esta sangre a la mitad del ciclo, la cual se diferencia de la menstruación puesto que presenta un color distinto que puede ser tanto más rosado o marrón.

Se le considera a este momento como el de mayor fertilidad dentro del ciclo de ovulación de la mujer, siendo por ello que todas aquellas personas que desean concebir deberían buscar este momento para poder realizar la fecundación. Por lo general se suele presentar entre los días 14 y 16 del ciclo.