Los polvos compactos son un tipo de cosméticos para reparar u ocultar imperfecciones en el rostro como las ojeras, las arrugas, el acné, etc. Los polvos son ideales para que las mujeres se retoquen durante cualquier momento del día.

Polvos Compactos: Polvos para Ocultar Imperfecciones

Los polvos compactos que son de textura suave, se pueden elegir entre diversas tonalidades, para que se adapten al color de nuestra piel de forma natural. Si buscamos matificar nuestro rostro, entonces los polvos compactos han de ser de un color muy similar al de nuestra piel, si queremos dar un look de bronceado, entonces debemos escoger un tono más oscuro.

Polvos Compactos: Polvos para Ocultar Imperfecciones También hay que tener en cuenta que existen polvos compactos para diversos tipos de pieles, ya sean secas mixtas o grasas.

En la mayoría de casos, los polvos compactos son de larga duración y resistentes a todo.

Los polvos compactos, se aplican con una esponjita que traen incorporada los polvos, con toques ligeros de manera uniforme por todo el rostro. También se pueden aplicar los polvos con una brocha grande. Los polvos compactos pueden aplicarse, antes del maquillaje, o después, para retocarnos y darle a nuestra piel un aspecto parejo y aterciopelado. Las áreas con más grasa de la cara como la nariz, la frente o las mejillas necesitan mayor énfasis de los polvos compactos.

Hay que tener en cuenta con debemos aplicar los polvos compactos con la cara seca, pues si el rostro está húmedo, quedarán manchas antiestéticas con aspecto artificial y descuidado.

Los polvos compactos no solamente se pueden utilizar alrededor del rostro, también sirven por ejemplo para colocarlos en los labios antes de maquillarnos, de manera que cuando pintemos nuestros labios, el color durará más.