La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual que se puede considerar de carácter común, siendo muy fácil que cualquier persona pueda verse afectada por esta misma debido a transmitirse por tener relaciones con una persona infectada por la bacteria. La gonorrea puede crecer sin problemas en zonas húmedas de los aparatos reproductores aunque también puede darse el caso de afecta otras partes del cuerpo como el ano o la boca. Esto hace que cualquier persona activa sexualmente pueda verse afectada por su presencia.

Gonorrea: ETS provocada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae

Más bien, ahora pasando a poder conocer cuáles son los síntomas propios de la gonorrea, podemos separar esta información tanto en el caso de los hombres y mujeres. En ellos es probable que a simple vista no existan mayores complicaciones pero también puede aparecer una sensación de ardor al momento de orinar así como también dolor en los testículos o una especie de secreción del pene que puede ir entre tonos blancos y verdosos.

Los síntomas en mujeres pueden confundirse con los de una infección vaginal así como dolor al momento de orinar y aumento del flujo vaginal.

La gonorrea produce una serie de daños de salud graves como daño a los órganos reproductores, tanto así que hombres y mujeres pueden quedar estériles. Además las madres que tienen gonorrea pueden contagiar al bebé, causándole la ceguera. Otras consecuencias de la gonorrea son enfermedades a las articulaciones como artritis y afección a los ojos como conjuntivitis.