La moda también se puede alimentar del arte y la historia, siendo uno de aquellos casos en los que no se puede negar esta conexión los vestidos romanos, en donde se suele aprovechar diversas características de estos mismos sin llevarlos a la parodia o el mero uso como disfraz, bien se puede decir que resulta un “regreso a lo básico”.

Vestidos de Estilo Romano

A primera instancia una de las características que sobresalen en cuanto a los vestidos romanos es el hecho de poder realzar la figura del cuerpo pese a que al fin al cabo bien se podría denominar como una manta o toga que se enrolla alrededor del cuerpo. Pese a ello se puede notar una completa ligereza física, la cual se ha visto más de una vez readoptada como inspiración en las pasarelas de moda, donde tanto se suele respetar la pureza del blanco como color original como también se puede ver otros casos con color presente o bien estampado.

Vestidos de Estilo Romano

Los vestidos romanos pueden ser largos y pueden ir sujetos a ambos hombros o tan solo a uno de ellos, algo que se puede apreciar en las antiguas esculturas romanas que se han podido encontrar, aunque claro, estas mismas mostraban una imagen idealizada del cuerpo humano.