Entre las enfermedades de origen parasitario se debe hablar de la malaria, también denominada como paludismo, como una de las más nocivas, habiendo sido transmitida a los humanos quizás por su contacto con los gorilas de occidente. Esta enfermedad afecta a más de 200 millones de personas cada año alrededor del mundo, y mata a unas 1.3 millones también de forma anual, aunque bien vale mencionar a África como el continente más afectado. En cuanto al tipo de parásito que se encarga de producir la enfermedad, este es del género Plasmodium, el cual cuenta con variedades distintas en América, África y otros puntos del globo.

Malaria: Enfermedad del Paludismo

La malaria se  puede transmitir de múltiples formas, yendo de la madre al hijo vía trasplacentaria al feto, mediante transfusiones de sangre e inclusive por la simple picadura de un mosquito.

Con relación a los síntomas que presenta la malaria se puede considerar a estos mismos como muy variados, pudiendo pasar de simples fiebres, escalofríos y dolor de cabeza a sudoración excesiva, náuseas y vómito. En los puntos más graves de la malaria también podemos encontrar la presencia de dolores musculares constantes, incapacidad de la coagulación de la sangre, heces con presencia de sangre, insuficiencia renal, trastornos del sistema nervioso central e inclusive se puede llegar al estado de coma.