El VHP, conocido también como el virus del papiloma humano, viene a ser un tipo de infección propio de la transmisión sexual, razón por la que hay que denominarlo como una enfermedad venérea, siendo justamente la más frecuente de todas estas. Lo curioso al respecto es que en muchas ocasiones suele presentar sin mayores síntomas para la persona afectada, pudiendo así el paciente tenerlo sin mayor conocimiento en el transcurso del tiempo. En caso de hacerse notorio se va a poder presenciar verrugas a lo largo de los órganos sexuales, este y el caso anterior podrían terminar pasando a convertirse en un caso de cáncer.

El virus del papiloma humano puede detectarse gracias a pruebas como el papanicolaou o en la colposcopia, siendo la infección posiblemente causada por alguna de los más de cien tipos distintos de VPH existentes. Se le llega a considerar como una infección incurable aunque puede desaparecer por su propia cuenta luego de máximo la mitad de un año.

Hay algunos cuantos factores que juegan un rol importante al momento de poder contraer la infección, entre ellos encontramos el alto consumo de bebidas alcohólicas, ser de origen hispano o de raza negra, el sexo anal, o el alto número de compañeros sexuales.